Aquí os dejo mi experiencia y recomendaciones para disfrutar de Nueva York

Había estado otras veces en Nueva York, pero era la primera en la que tenía tiempo de sobras para conocer más a fondo la ciudad. Ocho días y siete noches en la ciudad que nunca duerme pueden dar mucho de sí, por ello, quiero compartir algunas de las experiencias que viví este verano y que nunca voy a olvidar, ya que ha sido el mejor viaje de mi vida –casi empatado con Miami–.

Times Square, Nueva York

Salí de Barcelona con un vuelo directo al aeropuerto de Newark, en Nueva Jersey. Es el tercero más importante del estado de Nueva York y dependiendo del tráfico, puedes tardar entre 30 min y una hora en llegar hasta el centro de la ciudad, a Port Authority, la terminal de autobuses que está en la 8ª avenida con 40 street, justo delante de The New York Times. En concreto, el bus que sale hacia el aeropuerto se coge en la calle 41 con la 8ª avenida. A pesar de ser una gran ciudad, cuando paseas por el Midtown y el Uppertown es bastante sencillo hacerlo ya que las calles tienen número. La cosa se complica un poco cuando nos vamos a la parte sur de Manhattan o a otros barrios de la city.

Aunque a la llegada, por comodidad al ir con las maletas, cogimos un taxi, he de decir que el metro de Nueva York es bastante sencillo de entender, aunque la frecuencia de los trenes no es la misma que puede haber en Barcelona o Madrid y, en algunas estaciones no te indican lo que falta para que llegue… Así que a veces puedes estar esperando más de 20 minutos sin saber cuándo va a pasar. Con el taxi nos dirigimos hasta donde teníamos nuestro apartamento –esta vez preferimos esta opción–, situado en el Upper East Side.

Una de las primeras cosas que hice en la ciudad de los rascacielos fue alquilar una bici. Pagamos 24 dólares por tres días de City Bike, el servicio público de bicicletas de Nueva York. He de advertir que algunas de las bicicletas están bastante mal, así que, antes de cogerla, asegúrate que está en buen estado. Ir por Park Avenue o por la 5ª avenida con una bicicleta medio rota entre coches y autobuses puede ser un peligro, os lo aseguro. Eso sí, la condición de este servicio es que debes dejar la bici cada media hora, si no lo haces, te cobran 4 dólares de suplemento por cada 15 minutos que te pases. El problema es que sin conexión a internet es un poco difícil encontrar rápido las paradas. No obstante, hay muchas.

Con City Bike en el Plaza

Central Park

Y como no podía ser de otra manera, uno de los sitios que recorrimos en bicicleta fue Central Park. Hay carriles bici que te permiten dar la vuelta al parque, pero solo en una dirección y sin poder pasar por en medio, ya que lo vas bordeando. En el parque hay miles de sitios en los que pararte a hacerte fotos, pero hay uno en especial en el que puedes descansar y tomarte una cerveza fría con vistas a un pequeño lago. Es un sitio muy tranquilo que está al lado del restaurante The Loeb Boathouse. Y para los amantes de los barquitos –no es mi caso– hay un embarcadero en el que se puede alquilar uno. Ideal para parejas.

Es imprescindible meterse por en medio del parque y acercarse a las canchas de básquet y beisbol. Allí podrás ver a jóvenes practicando estos deportes, los más seguidos, junto con el fútbol americano, en Estados Unidos. Y si te gustan los Beatles, justo al lado de Central Park, en la 72 St. con Central Park West, está el edificio Dakota, donde fue asesinado John Lennon y en el que aún vive su viuda, Yoko Ono. Cerca de esa zona, dentro de Central Park, está el memorial, con una placa con la palabra Imagine, en honor al músico.

Exposición del MET

Ir a la exposición del MET era uno de mis principales objetivos. Por mi profesión, han sido muchas las veces que he tenido que cubrir la famosa gala MET, que se celebra cada primer lunes de mayo para inaugurar la exposición de moda anual, que en cada edición recibe una influencia diferente. En esta ocasión tenía que ver con aspectos religiosos. No sé si os acordáis de Katy Perry vestida de ángel o de Rihanna de Papa. Al fin pude ver en persona una de estas espectaculares colecciones en el Metropolitan, al lado de Central Park. Después de ver la impresionante exposición, con diseños de Dior, John Galliano, Givenchy, Jean Paul Gaultier, Versace, Dolce & Gabbana, Balenciaga… y muchos otros más, me hice la foto de rigor en la escalianta del museo, que da a la 5ª avenida, lugar de culto para los fans de la serie de adolescentes Gossip Girl.

escaleras MET

Vistas de la ciudad

Aquí llega la pregunta del millón: ¿Top of the Rock o Empire State? Naturalmente, si es la primera vez que vas a Nueva York, debes ir al Empire State. De hecho, es lo que yo hice en 1999. En esta última visita a la ciudad de los rascacielos decidimos subir al Top of the Rock. Primero porque no habíamos subido. Segundo, desde el edificio más alto del Rockefeller Center hay unas privilegiadas vistas a Central Park y al Empire State. También es un poco más barato y hay menos colas que en el Empire State, pero si os lo podéis permitir, por tiempo y dinero, vale la pena subir a ambos. Podéis hacer uno de día y el otro de noche (en el Top of the Rock cobran un poco más si vas para ver el atardecer…).

Tour de contrastes

Uno de los momentos que más me gustaron del viaje fue la excursión de contrates. Me lo recomendó una amiga, y no podía haber acertado más. Contraté la excursión desde España con www.contrastesdenuevayork.com con Daniel, un uruguayo que lleva más de 25 años haciendo este tour y que es realmente bueno. Muy amable y simpático, Daniel te lleva por los barrios que menos se conocen de Nueva York, ya que uno siempre se centra, sobre todo, en Manhattan. Pues bien, te recogen con una furgoneta muy moderna y te lleva de ruta por Harlem, The Bronx, Queens y Brooklyn, para finalmente dejarte de nuevo en Manhattan, en la zona de Tribeca. Durante esta excursión se van haciendo algunas paradas, como, por ejemplo, en una mítica comisaria del Bronx, en Flushing Meadows –donde se juega el US Open– en la zona latina de Queens, en el barrio de judíos ortodoxos en Williamsburg y en el puente de Brooklyn, para hacer la rigurosa foto.

Estoy muy contenta de haber encontrado esta empresa porque realmente fueron muy competentes. Tanto Elena, que es con quien hablas en el momento de la contratación, como Daniel. Por temas ajenos a nosotros tuvimos que cambiar los días de las vacaciones y no hubo problema en cambiar también el día de la excursión, lo único es que debe haber plaza en otro de los días que la realizan, que suelen ser los martes, jueves y sábados.

Brooklyn

Uno de los sitios a los que uno debe ir sí o sí es el puente de Brooklyn. Es mítica la foto con la bicicleta pero, sinceramente, preferí cruzarlo andando, y así poder parar tranquilamente a hacer fotos, ya que desde allí hay una buena vista del skyline de Manhattan. Además, las bicicletas suelen ir muy rápido por el carril bici del puente, así que mejor andando. Cruzamos desde Manhattan hasta Brooklyn y allí nos dimos una vuelta por DUMBO, la zona de moda del barrio, donde vivía Dan Humphrey, el personaje de la serie Gossip Girl. No podéis olvidaros de ir a haceros la mítica foto con el puente de Manhattan de fondo y el Empire State en medio, en la calle Washington con Water St.

Soho (Manhattan)

A todo esto, no os olvidéis pasear por la zona del Soho. Allí podréis ver partidos de baloncesto de calle, bares modernos y tiendas de lo más originales. En esa zona está el edificio que se usaba como fachada del apartamente de Monica y Rachel en la serie Friends. Después de estar tres veces en Nueva York y no poder ir, por fin pude hacerme la foto de rigor. Recordad que así como existen rutas para ver localizaciones de series en la ciudad, Friends se rodaba en los estudios de Los Ángeles, así que lo único referente a la serie es esta fachada. También está por esa zona de la ciudad el mítico Baltazar, el bar en el que se reunían Carrie, Miranda, Samantha y Charlotte, las chicas de Sexo en Nueva York.

Memorial 11-S

Y aunque lo haya dejado para el final, eso no significa que no sea importante ir a ver el Memorial 11-S. Aunque en esta ocasión sólo estuve viendo el hueco de las dos torres, en los que se pueden leer los nombres de todas las víctimas, en el anterior viaje entré en el museo y me gustó bastante, así que creo que vale la pena verlo.

Aprovechando que estás por la zona, puedes ir hasta la costa, desde donde se cogen los ferris para ir hasta la Estatua de la Libertad, otra de los sitios míticos que deberían visitarse al que yo, sinceramente, nunca he ido. Simplemente, no me dice nada. Pero reconozco que pasear por esa zona del bajo Manhattan es muy agradable. Y de subida, te puedes hacer la foto de rigor con el toro de Wall Street (en la calle Broadway con Morris Street). Con suerte consigues salir sólo en la imagen… ;P

¿Dónde comer?

Hay miles de sitios en los que comer en Nueva York, así que me limitaré a nombrar y explicar brevemente los que más me gustaron.

El primer día comimos en un japonés cerca de la 5ª avenida, en una calle perpendicular. Se llama Katsuhama y está en la 47 Street entre Madison Avenue y la 5ª. No se ve un sitio muy turístico, más bien había gente de oficinas y muchos orientales, algo que nos gustó.

Fuimos un día a cenar a Boquería. Se trata de un restaurante español, propiedad del chef Marc Vidal, especializado en tapas e inspirado en Barcelona. Fuimos un poco desconfiados, porque ir a un español fuera de España suele ser, en muchas ocasiones, una mala experiencia. Sobre todo por la calidad de los productos, que acostumbra a ser inferior a la de aquí. Boquería fue una grata sorpresa. Decir que las gambas al ajillo eran igual que aquí sería mentir, pero estaban buenas, de hecho, mejores que en ciertos sitios de Barcelona u otras ciudades españolas. Además, se ve que es un sitio moderno y con un ambiente agradable. Nosotros estuvimos en el local que está en el 1460 de la 2ª avenida, pero hay dos locales más en Manhattan, uno en la 19 Street, entre la 5ª y la 6ª avenida, y otro por la zona del Soho, en el 171 de la calle Spring.

Boquería restaurante New York

Somos unos freakys del Hard Rock Café, así que no podía faltar una de nuestras comidas en el mítico café. Fuimos al de Times Square, reservando antes, así nos aseguramos que no tendríamos que hacer cola. Y fue más bien una decepción, comparándolo con otros Hard Rocks en los que hemos estado (Miami, Londres, Madrid…). El edificio es genial y los objetos de músicos que tienen están muy bien pero en cuanto a comida… De lo peorcito que nos hemos encontrado en esta cadena. Y si tenéis intención de ir, llevaros un abrigo, aunque sea julio o agosto. El aire acondicionado les debe salir gratis… 😀

Hamburguesa Hard Rock New York
Entrecot Hard Rock New York

Soy muy fan de la comida italiana, así que no podía faltar en mi lista de restaurantes. Voy a nombrar dos. El primero, en medio de Little Italy, se llama Sofia’s, y está en el 143 de Mulberry Street. Tengo que confesar que me comí una de las pizzas Margarita más buenas de mi vida, tal cual. El resto de platos, no lo sé, porque sólo comí eso, pero yo volvería seguro. Y el otro italiano al que fuimos es la primera pizzería de Estados Unidos, Lombardi’s Pizza, en la 32 de Spring Street. También estaba muy buena, de sobresaliente, pero yo me quedo con la primera 😛

Pizza del Sofia's de Nueva York
Pizza del Lombardi's de Nueva York

Podría seguir contando más cosas sobre mi viaje a Nueva York, pero sería un post interminable y Google me llamaría “pesada”. Así que creo que con todo esto que he contado, alguna idea os he podido dar sobre qué ver en Nueva York… ¡Espero!

Y no podría despedir mejor este post que con un XOXO 😉

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies