De la misma manera que no es bueno no cuidar la piel, tampoco lo es abusar. ¿Tú de que tipo eres?

No dejo de oír que a partir de los 30 debemos ponernos las pilas porque nuestro cuerpo empieza a ir a menos. Que si ya no produce tanto colágeno y que nuestra piel necesita un cuidado diario. Vale, bien. Aunque creo que todo esto tiene mucho que ver con el tipo de piel que se tenga y, sobre todo, a la genética. Creo que puedo presumir de una buena genética, y ahora os cuento por qué. Aunque sé que una debe empezar a cuidar la piel en algún momento.

Debido a mi trabajo como periodista de moda y belleza durante más de 6 años en LaVanguardia.com he tenido la ocasión de probar muchas marcas. Normalmente cuando lanzan un tratamiento te invitan a probarlo. Ahí te encuentras con una experta en belleza que te aplica el tratamiento. No voy a dar nombres de marcas porque queda feo y no hace falta, pero más de tres, cuatro y cinco de estas profesionales, al verme la piel me decían: “Eres de las que se cuidan la piel, muy bien”. Mi respuesta: “No me pongo nada, nunca. Ni una hidratante”. Al instante les cambiaba la cara.

Curiosa era la reacción posterior, mientras hacían el tratamiento. De repente, mi piel ya no era tan perfecta y ya necesitaba algunos de los productos de la marca en cuestión para mejorar. ¡Vaya! Qué rápido que se me estropea la piel… ¡Tendré que hacer algo!

Sinceramente, creo que mi caso es un extremo que no es bueno. No ponerse absolutamente nada creo que no es bueno. Aunque sea una hidratante. Así que tendré que buscar a ver qué crema es la que me puede ir mejor. Trabajar en el sector ha hecho que tenga algunas marcas preferidas para cuidar la piel. Y son mis preferidas porque he podido probar algunos de sus tratamientos en cabina. De hecho, admito que me encantan los tratamientos en cabina y que estos son los que me mantienen la piel cuidada.

Uno de los últimos tratamientos faciales que me he hecho es de Montibello, una de estas marcas que me han enamorado. También tiene una línea para el cabello que me atrapó hace tiempo y que ahora voy combinando con otras marcas. Porque nunca he creído en eso de que solo una firma puede con todo, creo que lo mejor es coger lo que más te conviene de cada casa. Pero vamos al lío.

Mi experiencia

Estuve en el salón de peluquería y belleza de Barcelona New Look para probar el tratamiento del envejecimiento cutáneo con el TransAGEING, el revolucionario movimiento antiedad creado por los laboratorios Montibello sobre el que se sustena su línea insignia ARÛDE. ¿Y qué es esto? Pues una nueva dimensión cosmética para tratar la belleza de todas las mujeres sin tener en cuenta su edad.

Es un tipo de cosmética que permite cuidar la piel de las mujeres en cada una de las etapas de envejecimiento. Se adapta a sus necesidades en cada momento, y que actua de manera precisa e inmediata allí donde se necesita.

Y la verdad es que me gustó mucho tanto el tratamiento como el resultado final. Quiero decir que lo que más me llamó la atención es que  durante el tratamiento tienes muchas sensaciones diferentes a lo largo de la hora y poco que dura. Desde efervescencia, hasta frío y calor, todo ello con un aroma muy agradable. Me encantó una de las mascarillas que me pusieron, que se hizo dura (como podéis ver en la foto).

Mascarilla para cuidar la piel

Mi blog no es el mejor lugar para empezar con cosas técnicas, porque no es un blog especializado en belleza. Pero sí que hablo de belleza según mi experiencia personal y, en este caso, he de decir que salí con una piel hidratada y luminosa.

La línea ARÛDE

Está compuesta por The Serum-In-Cream, Protecting Cream SPF 20, Perfecting Serum, Refining Eye Cream y Contouring Arm & Décolleté Balm. Si quieres saber más sobre ellos, lo mejor es que una profesional de la firma os asesore, nadie mejor que ellos, los que realmente entienden.

Después de explicaros todo esto, solo me queda deciros que no hace falta obsesionarse. Pasados los 30 parece que sí que es verdad que vamos perdiendo facultades. Pero eso no quiere decir que vayamos como unas desesperadas a comprar cremas, serums, contornos a diestro y siniestro. Como siempre, es muy importante conocer qué tipo de piel tienes y a partir de ahí elegir bien el producto adecuado. Que yo sepa, hace 60 años no había tanto producto y mi abuela tiene una piel estupenda a sus 89 años.

Con este post no quiero decir que no os tengáis que cuidar. Al contrario, cuidaros de lo que sea necesario, pero no de todo. A mis 34 años debería, por ejemplo, empezar a hidratarme, veo que tengo la parte de los ojos y la frente resecos. Y si os estoy hablando de Montibello en este post es porque realmente creo que es una firma buena, al menos para mi piel. Yo la tengo mixta, ¿y tú? 😉

Antes de deciros adiós, quiero dejar claro que todo lo que digo lo baso en mi experiencia. No soy especialista en belleza. Y ahora sí, gracias por estar ahí, y recordad que podéis seguirme en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Love,

Andrea

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies