Si tenéis la ocasión, visitad Ronda, vale la pena

Este verano hemos optado por viajar por Andalucía, en concreto, por las províncias de Almería y Málaga, sobre todo, esta última. Tal y como me dijeron muchas personas a las que consulté, uno de los destinos que no me podía perder es Ronda. Es habitual conocer esta bonita ciudad por las corridas de toros goyescas, en las que participan los hermanos Rivera Ordóñez. Pero no soy yo muy de toros, de hecho, no lo soy nada en absoluto. Así que pedí más referencias porque tenía ganas de visitarla. Me hablaron del “balcón del coño”, un acantilado que, cuando lo ves desde arriba, te invita a pronunciar esa palabra en forma de exclamación. La verdad, me hizo gracia. También me dijeron otras cosas que me animaron a conducir por una carretera que sube montañas con infinitas curvas.

Y al fin llegamos a esa ciudad que fue un gran descubrimiento. Como era de esperar, hacía mucho calor —os estoy hablando de la última semana de julio—, casi 40 grados. Aun así, empezamos a pasear y a descubrir los rincones de la localidad andaluza. Calles muy acogedoras, terrazas… Hasta llegar a la plaza de toros, justo antes del esperado “balcón del coño”. Y sí, cuando miras hacia abajo, te sale esta palabra, casi sin pensar. Nada apto para las personas con vértigo, como yo. Pero las vistas son muy bonitas, como podéis ver a continuación —y al natural, más—.

Vistas desde el balcón del coño de Ronda

No obstante, Ronda no es solo una plaza de toros y un acantilado espectacular. Es eso y mucho más. Un precioso puente en medio de la ciudad y una construcción antigua, de la época de los árabes: el Palacio del Rey Moro. Cinco euros, si no recuerdo mal, te cuesta entrar en este palacio, y a mí me valió la pena, aunque solo fuera por las vistas. De hecho, se puede bajar hasta el río que pasa por debajo del puente. Aunque para llegar hasta allí… ¡Piernas! Hay escaleras con un desnivel de 80 metros, de esas en las que no hay ni dos escalones iguales. Así que bajarlas, aun, pero cuando ya te has hecho las fotos, toca subirlas, y hay que hacerlo con calma. Recomendación: es oscuro y cansa mucho, así que mejor no llevar niños. Sin embargo, ver Ronda desde ahí es muy bonito.

A pesar de todo lo que os he contado, dicen que una imagen vale más que mil palabras, así que os dejo con algunas imágenes de nuestra visita a Ronda. Ya sabéis, si vais por Málaga, no dejeis pasar la ocasión de visitar esta ciudad con vistas increíbles.

Gracias por estar ahí, y recordad que podéis seguirme en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Love,

Andrea

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies